Sin procesiones hasta nuevo aviso

El COVID-19 llegó a nuestro país y ha modificado la agenda y prioridades de cada uno de los que vivimos en este territorio. Hasta la fecha, el Presidente de la República ha dispuesto que no se realicen actividades que congreguen a más de 300 personas y la Conferencia Episcopal Peruana ha hecho un llamado a todas las diócesis a acatar lo dispuesto por el Gobierno. En conclusión, nos quedamos sin procesiones hasta nuevo aviso.

No vamos a hacer un conteo exhaustivo de cuantas personas van a cada procesión, para analizar cuál podría realizarse y cuál no, en este momento lo que debemos, es tratar de reunirnos lo menos posible para evitar que el virus se siga propagando. Además, no me imagino a alguien contando cuantas personas hay en una procesión, sólo para evitar que se llegue a los 300 asistentes.

Sin embargo, durante estos días, mientras poco a poco se iban suspendiendo algunas actividades religiosas trascendentales de nuestro país, hemos podido leer todo tipo de publicaciones en las redes sociales, las cuales han motivado este artículo.  

La Semana Santa de todas maneras va, lo que no van son las procesiones, esto es obvio, la Semana Santa es una fecha dentro del calendario litúrgico, algo así como tu cumpleaños, puedes celebrarlo con una gran fiesta, o sólo con tus familiares más cercanos, pero de que cumples años, los cumples. Pasa exactamente igual con todo el calendario litúrgico, incluida la Semana Santa, igual recordaremos la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor.

Lo que no van son las manifestaciones públicas de fe, es decir las procesiones. Aunque aún no se hayan prohibido todas, es muy posible que en las próximas horas o días se vayan cancelando una a una, como hemos visto a lo largo de esta semana. Sin embargo, este hecho ha despertado malestar, tristeza o asombro en los fieles que suelen acudir a estas manifestaciones.

Aunque algunos digan que las procesiones sólo son una parte y que con o sin procesiones la Semana Santa se debe vivir igual, todos, o al menos la mayoría sabemos que el numeroso círculo de los que asisten con frecuencia a las procesiones, sienten un gusto especial al acudir a estas y que sin duda la cancelación de las mismas afecta su estado de ánimo.

Se pueden decir muchas cosas en las redes sociales, desde que Jesús no está en las imágenes, hasta que se rompe con la tradición y se destruye la fe. Pero lo cierto es que, aunque a todos los que creemos y asistimos a las procesiones nos afecte el hecho de que este año no se realicen, debemos ser conscientes de que nuestras costumbres no pueden estar por sobre nuestra integridad y la de nuestra familia.

Quizá sea el momento de ser un poquito más cautos al momento de opinar y publicar en las redes sociales, sí, quién está con Dios nada debe temer, pero así como no es sensato cruzar el semáforo cuando está en rojo, debemos ser igual de cautos ante este brote pandémico del COVID-19. La fe, no tiene porque significar imprudencia desde ningún punto de vista.

Y pensemos que quizá no sean sólo las procesiones de Semana Santa las que se vean afectadas, esperemos que no, pero si la situación de otros países se repite en el nuestro, es muy probable que nos quedemos este año sin las procesiones más populares y tradicionales de nuestro país. Nos va a doler, nos va a costar, pero no podemos hacer publicaciones que rocen el grado de rabieta.

Sin duda tenemos la libertad de expresar nuestro malestar, preocupación y opinión, es más los invitamos a un debate alturado en nuestra página. Pero debemos ser respetuosos, cautelosos y sobre todo sensatos al momento de opinar.

3 comentarios en “Sin procesiones hasta nuevo aviso”

  1. Mario Oswaldo Pachas calderon

    Much pena. Por todo lo que está pasando. Ojalá y esto se acabe pronto que nuestro señor Jesús nos reconforte y nos permita pasar estos momentos Tan dificiles

  2. Muy buenos dias estimado Adolfo:

    Apoyo mucho tu comentario aqui en la web de FE Y TRADICION, puesto que a muchos de nosotros nos duele el que nuestras imagenes titulares no procesionen por los dias de semana santa que se tiene programado.

    Soy guardian del SEÑOR CRUCIFICADO DEL RIMAC, y fue muy doloroso para nosotros el guardar todo el trabajo que ya estabamos realizando, entre lagrimas comentabamos que el Señor asi lo quiere para que no corramos peligro de contagio.

    Pero que estos dias de penitencia nos ayude a acercarnos mas a EL y preparemos nuestro cuerpo y alma para el proximo año, y asi acompañarlos nuevamente por nuestras calles.

    Gracias estimado Adolfo por la reflexion que nos das a traves de este instrumento que es el internet, que nuestro SEÑOR CRUCIFICADO DEL RIMAC te bendiga y guie en el trabajo que realizas, y nuestra MADRE Y HERMOSURA DEL CARMELO te proteja siempre bajo su SANTO ESCAPULARIO a ti y a toda tu familia.

    ATTE.

    IVAN AYERVE SIGUAS

  3. saludos desde chile. con tristeza nuestra semana santa es unica en la cual se une mas a la familia se comparte la historia ..recorren estaciones y sentimos mas de cerca el dolor de nuestro Padre.. es mi sentir en familia nos preparamos siempre y aunque no podemos viajar. nos sentimos mas cerca de Dios.
    obviamente nos acercan las procesiones tradicionales . en lo personal este es el.momento de estar todos unidos .. sino no hay procesiones me imagino tampoco pueden haber misas ambas reunen cantidad de fieles . ojala la tv. pasen peliculas de semana santa ya que estaremos casi todos en nuestros hogares.
    Que Dios y nuestra Madre Santisima bajo las diferentes advocaciones nos libren de todo mal.
    un abrazo fraterno de un hno. peruano desde chile.
    att. jaime bunsen cruz
    correo [email protected]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *