Nuestro Señor de Locumba, Madera hecha Cristo

Desde que la imagen del Señor de Locumba apareciera en medio del misterio en aquel valle consagrado a Santa María Magdalena, allá por los albores del siglo XVIII, poco sabemos de los detalles de su hechura, pues según lo que indica la tradición es que llegaron dos cajones sobre un mulo, designados cada uno para Locumba y Sama. Es así, que al abrir los cajones se encuentran dos hermosas tallas en madera policromada al óleo ambas en posición yacente, y he aquí que hago énfasis, ya que este tipo de imagen era utilizada para celebrar el teatro sacro de la crucifixión y posterior ceremonia del descendimiento y procesión del Cristo yacente, en los oficios realizados durante el viernes santo, Nuestro Señor de Locumba cumplió aquella función durante siglos. El 23 de setiembre de 1961 se produce un incendio a los pies del Señor, debido a las velas encendidas, el Cristo queda con los pies tiznados y parte de su pecho ampollado tal y  como aparece en algunas estampas y fotos de aquellos años.

El año 1979  se decide traer al imaginero Valentín García Quinto, desde la ciudad de Albatera – España, quien se encontraba en Perú realizando varios encargos de escultura por nuestra patria; se destaca que durante su paso por nuestra ciudad realiza bella imagen de Santa María Magdalena tallada en madera que se encuentra en el Santuario de Locumba, así como el policromado al óleo de la Virgen de las Peñas que se encuentra en la Iglesia Espíritu Santo de Tacna. Es así que se le encomienda resanar las quemaduras que tenía el Señor debido al incendio del año 1969, procediendo a darle una policromía nueva a todo el cuerpo del Señor, otorgándole el color lánguido y mortecino que posee la imagen, y es así que se decide dejar estáticos los brazos del Señor, ya sin el sistema de bajarlos, para que pudiera presidir los cultos de Cristo Yacente durante el Viernes Santo, en las fotografías antiguas en blanco y negro se puede lograr ver los cueros pintados al óleo a la altura del hombro del Señor, que le daban apariencia humana al descolgarlo de la Cruz.

Señor de Locumba

En junio del año 2006 se decide nuevamente restaurar la imagen, debido a que estaba expuesta para que los fieles tocaran sus pies al momento de su veneración, es así que se trae un restaurador cuzqueño, el cual realiza las labores de conservación, desinfección  de agentes xilófagos e insectos, así como la reintegración policromática en las lagunas existentes por el desgaste del óleo, sobre todo en los pies del Señor, de esta manera se decide recortar la escalera que mantenía este contacto con la imagen, dando la sensación de que el Señor se encuentra en un punto mas alto de sus cruz de onix.

Respecto a la Cruz que poseía el Señor de Locumba, esta cobijó la imagen hasta setiembre de 1902, fecha en que fue reemplazada por la que lo acompañó hasta el 2017, y que lleva en la actualidad a la réplica del Señor de Locumba, la cual fue realizada para sustituir a la imagen original en las procesiones y peregrinaciones, debido a la antigüedad de la original. Quien dona la Cruz en el año 1902 es el Señor Manuel Menendez, y trae la cruz antigua a la ciudad de Tacna, depositándola en un oratorio particular que construyó en su vivienda en la calle alto de Lima 2212 y que a la fecha podemos apreciar el frontis de dicha capilla, donde solía ser venerada por décadas para quienes no podían realizar la peregrinación al Santuario.

La imagen del Señor de Locumba forma parte de la historia de Tacna, durante la trágica guerra del Pacífico, ya que en el avance del ejército chileno llegan a Locumba y destruyen totalmente la población así como chacras y haciendas, previamente a la llegada del enemigo el pueblo logra esconder la imagen del crucificado en tonel de vino, en una de las bodegas existentes. Una ves que los chilenos se retiran de Locumba, luego del destrozo producido la población comienza la búsqueda de su Santo Patrono en medio de la devastación siendo difícil su ubicación, hasta que a semanas de intensa investigación encuentran la imagen totalmente intacta , siendo uno de los milagros mas importantes del Señor.

En la actualidad, en Mayo del 2015, el Santuario de Nuestro Señor de Locumba es nombrado por el Ministerio de Cultura, Patrimonio Cultural de la Nación, su festividad en el mes de setiembre, específicamente el 14, así como la llamada Fiesta chica, que se lleva a cabo el primer domingo de Mayo, congrega compañías de baile religioso quienes rinden a través de la danza su oración hacia el Cristo de los pies quemados.

Cada año son miles los peregrinos que llegan al Santuario, ubicado en la provincia de Jorge Basadre de la ciudad de Tacna, procedentes de diversas partes del Perú, así como de Bolivia y Chile, para agradecer los milagros que obra el Señor.

Colaboración: José Rodrigo Salas Gil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *