Mamita “Nati”

Nueve días antes de la festividad, siendo las tres de la mañana, las hijas despiertan al pueblo del Cuzco, avisando la llegada del cumpleaños de la Mamita “Nati”. Este ritual es llamado Riqchachikuy (despertar) que lleva más de cinco décadas de historia, teniendo una duración de  casi cuatro a cinco horas, repitiéndose cada amanecer del veintinueve de agosto.

Un día antes, se lleva a cabo la entrada tradicional denominada: “t’ika apakuy” (entrada de flores), cuyo recorrido inicia en la plaza San Francisco con dirección al templo de Almudena. Entre cánticos y oraciones es acompañada por delegaciones eclesiásticas, autoridades y devotos de la Santa Madre; los días posteriores, la Virgen es venerada mediante eucaristías y misas, hasta la llegada de los días festivos.

La Virgen Natividad de Almudena, es una obra del artista indígena Juan Tomás Tuyro Túpac. Se cuenta que el obispo, Manuel Mollinedo y Angulo, era tan devoto de la Virgen, que obtuvo una astilla de la imagen de la ciudad de Madrid y la llevo al Cuzco, haya por el año 1699. Tuyro Túpac, al empezar la talla, pidió que se insertara la astilla dentro de la imagen.

Llegamos a los días de festividad central, dando inicio el día 7 de setiembre, que desde la Plaza de Armas, hacen su entrada de Jurk´as (donaciones) y de danzas. Por la noche, se venera a la Santa Virgen, acompañados de los tradicionales cohetes, más tardes las danzas y comparsas se manifiestan en la Plaza de Almudena. Los ponches bien calientes, y el caldo de gallina, ofrecida por los mayordomos a la media noche, son el deleite de todos los devotos de la Santa Madre.

8 de septiembre (día central), los fieles se presentan, en horas de la mañana, a la Solemne Misa. Desde un altar muy especial, la Virgen se muestra reluciente bajo el brillo del sol, con su banda de la alcaldía y flores que rodean su magna presencia.

El reverendo padre, da la bendición final, y con ello se da pase al recorrido procesional por las calles de Almudena, Hospital, San Pedro, Santa Clara, entra a la Plaza San Francisco, Nueva Alta, Arcopata, baja por Umanchata, Queshua, Puente Almudena, para retornar a la Plazoleta de Almudena.

El día siguiente, se celebra la Misa de bailarines, concurso de danzas, procesión hacia el sector de Zarzuela, y un domingo después es el Wata tiakuy (que significa «sentada hasta el próximo año»), procesión por el Mercado de San Pedro y Plaza de Santiago; se llama así porque es la última salida de la Virgen hasta el año siguiente, hasta Corpus Christi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *